Descartar aviso
El juego online está restringido a mayores de edad. Juega Responsable +18.
Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

30 deportistas que administraron mal su bankroll y terminaron ¡busto!

Tema en 'Offtopic' iniciado por solohoracio, 25 Feb 2017.

  1. solohoracio

    solohoracio Veterano de Vietnam Miembro Habitual

    Registrado:
    27 Mar 2011
    Mensajes:
    1.022
    A partir del documental de “ESPN 30 x 30: Broke”, abordamos el tema de los jugadores profesionales que lo pierden todo, un mal que se propaga en el mundo y en todos los deportes populares, pero principalmente sucede con los deportes estadounidenses y sus ligas profesionales: NBA (National Basketball Association), NFL (National Football League), MLB (Major League Baseball) y NHL (National Hockey League); aunque otros deportes como el boxeo, también sufren las consecuencias.

    Durante las décadas de los 80’s y 90’s, hubo una explosión en los ingresos de los deportes, a tal punto que cada liga era considerada una industria multimillonaria. Un claro ejemplo de esto es la compra de los Dallas Mavericks de la NBA por parte del empresario Mark Cuban, que en el año 2000 desembolsó 280 millones de dólares, pero solo 12 años después, su precio de venta no era menor a 438 millones. En el año 1973, George Steinbrenner pagó por los New York Yankees, 10 millones de dólares…

    Echemos un vistazo a la forma en que crecieron los salarios a través de las décadas:
    • El sueldo mínimo de un jugador de la NFL en el año 1977 era de $14.500, hoy es de millones de dólares.
    • El sueldo promedio de un jugador de la MLB en el año 1967 era de $19.000. En el año 2012, ese mismo sueldo promedio fue de $3.200.000.
    • En el año 1990, el sueldo promedio de un jugador de la NBA era de algo menos de un millón de dólares. En el año 2012 era de más de cinco millones.
    Una combinación letal de juventud, falta de preparación financiera y convertirse en millonarios de un día para otro, hace que muchos jugadores, en su mayoría de orígenes muy humildes, terminen en bancarrota o con serios problemas financieros. Según las propias palabras de los protagonistas, gran parte del problema son los familiares, los amigos y los agentes deportivos sin escrúpulos.

    Comprar casas, autos de lujo, joyas, tener hijos con varias mujeres y las malas inversiones, hacen que el dinero se escurra como agua en la palma de la mano. Aquí van algunos ejemplos de estos gastos exorbitantes:

    • Leon Sarcy, ex jugador de la NFL, cuenta en el documental, que una tarde junto con otro compañero de equipo fueron a una joyería en la que él gastó $50.000 y su amigo $250.000…
    • Andre Rison, también ex jugador de la NFL, afirma haber gastado un millón de dólares solo en joyas.
    • El boxeador Evander Holyfield compró un terreno de 95 hectáreas y construyó una casa de aproximadamente 16.000 m², con dos salas de bowling, 109 habitaciones, 21 baños, cancha de baseball, gimnasio de boxeo, y la lista sigue… En 2012 la casa fue embargada y pasó a remate público.
    • Keith McCants, ex jugador de la NFL, cuenta que gastó varios millones de dólares en pocos días, comprando un yate, una mansión y varios autos.
    Otra “gran forma” de perder dinero rápidamente para estos jóvenes exitosos y millonarios, son las apuestas de todo tipo, veamos:

    Ray Buchanan, ex jugador de la NFL, cuenta sobre sus jornadas en casinos jugando blackjack por miles y miles de dólares. Y también habla de las apuestas entre compañeros de equipo: viajando en avión a jugar un partido, podían firmar cheques por entre 20.000 y 30.000 dólares por una “side bet” sin sentido.

    John Daly, reconocido golfista que compite en el PGA Tour, asegura haber perdido 50 millones de dólares apostando en casinos.

    La ex estrella de la NBA, Charles Barkley, no tiene problemas en admitir que perdió alrededor de 10 millones de dolares en apuestas deportivas.

    El ex campeón de los pesos pesados de boxeo, Mike Tyson, tenía en su momento de mayor esplendor, cuatro tigres de bengala dentro de su propiedad.

    Así que sin más preámbulos, les dejamos 30 for 30: Broke, de ESPN Films.







    fuente : cardaplayer